Protección de animales

Hay gente con el corazón muy grande, y con casas aún más grandes, que lo utilizan para proteger, alimentar, y hacer posible que los animales con historias difíciles, vivan felices.

Esta es la historia de una familia que adoptó un par de caballos que eran cocheros (de esos que veíamos cargando escombros), que había sido aporreados y humillados toda su vida, y ahora viven libres, felices, y engordando.

Descubre más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *